4861443578_a7bdaa842e_b

POLíTICOS-DELINCUENTES Y DELINCUENTES-POLíTICOS

Publicado , Categoria

Por. Oswaldo Carpio. Hemos sido educados, desde nios, en la idea de no robar. En los Diez Mandamientos el octavo es NO HURTAR o NO ROBAR. En todas las religiones la idea de no robar es parte de los “mandamientos”.

Por qu, entonces, las personas roban?

Robar es parte de la programacin del cerebro reptil, nuestro cerebro reptiliano. El animal, el rptil roba y mata para sobrevivir. Est programado para ello. El reptil no tiene ni conciencia ni culpa. Est programada para ello.

Los Homo Sapiens Sapienes somos resultado de una larga evolucin. Poseemos tres partes en el cerebro: el reptil, el mamfero y el neo-crtex. Robar es una conducta del cerebro reptil. En el momento que alguien roba, se abre paso lo atvico, lo ms antiguo, lo ms primitivo y el neo-cortex, la conciencia, sucumben por la ausencia de control, de un yo fuerte. El yo dbil, la falta de carcter, permiten el robo.

El que roba sabe que est actuando mal? S. El que roba sabe que su acto es antisocial, va contra las leyes y atenta contra los dems porque ha sido educado en no robar, en el respeto a los dems, en no apropiarse de lo ajeno. Pero lo hace.

Por qu roba si sabe que es incorrecto moralmente e ilegal? Porque el yo o sper-yo es muy dbil frente a las inclinaciones. Robar, en una persona sin carcter, es una forma de acceder a los bienes de todos –el Estado- y a los bienes particulares o privados de otros.

Desde que el Homo Sapiens Sapiens, empez a salir de la edad piedra, cre leyes para vivir en una sociedad armoniosa, basada en la confianza, en la solidaridad y en el respeto. Hobbes, el famoso filsofo, escribi que el “hombre es el lobo del hombre” y sostuvo que se requera de leyes para impedir que el hombre abusara y destruyera a los dems. Jess, antes de morir les dijo a sus discpulos: “sean sencillos como las palomas y astutos como las serpientes porque los dejo en mundo de lobos”. No se equivoc. Vivimos en un mundo de lobos. Jess propuso el amor como una manera de vivir. Pero, fue claro: los dejo en un mundo de lobos. Por eso fue la idea de predicar.

La vida civilizada requiere leyes aprobadas, aceptadas y cumplidas por todos. Eso significa ser civilizado en el mundo moderno: cumplir las leyes que es el Estado de Derecho: la sociedad construida sobre leyes que se cumplen. Cuando no se cumplen el Estado de Derecho existe en el papel ms no en la realidad.

Vivir en sociedad, entonces, requiere leyes y su cumplimiento. Se requiere que funcionen: la seguridad interna, la justicia y la defensa nacional como cuestin bsica unida a la educacin. Pero se necesita orden y sancin.

“El hombre es el lobo del hombre” implica que la sociedad se autodestruye cuando no se cumplen las leyes, cuando hay impunidad, cuando la Justicia no hace justicia; cuando la Polica es cmplice de los delincuentes y cuando al sociedad es inerme. Los “lobos” actan con impunidad cuando llegan a controlar los poderes que deben sancionarlos.

En el Per hay dos clases de delincuentes en la poltica:

- Los POLTICOS-DELINCUENTES, que son los que ingresaron a la poltica con principios y, ante el arca abierta, robaron y lo siguen haciendo con impunidad. Algunos, incluso hicieron una ideologa del robo: robamos para crear una nueva burguesa; invertimos en el Per lo que robamos. Entre ellos hay alcaldes, presidentes regionales, congresistas y polticos que han ocupado altos cargos en el pas. Ellos saben que roban y consideran que parte del “negocio” de la poltica consiste en robar. Argumentan que roban para el partido, que no le roban al Estado sino a los narcos o que le roban a los “empresarios corruptos”. Justifican el robo.

- LOS DELINCUENTES-POLITICOS que ingresan a la poltica con el fin exclusivo de robar, saquear al Estado, engaar a la gente, elaborar lemas contra la corrupcin para robar engaando a todos o defender los derechos humanos y la justicia como tapadera. Los de la mafia de Orellana Rengifo y los polticos que lo acompaan son DELINCUENTES-POLTICOS como el alcalde de Chiclayo, el fugado presidente regional de Tumbes y otros polticos que se encuentran fugados. Ellos ingresaron a la actividad poltica a robar.

Pero, tambin hay personas que roban, que traicionan, que sustraen bienes a su propia familia, a la pareja con la que vivieron dcadas. Esa conducta es, tambin, patolgica porque se justifica la traicin, el robo y el dao al prjimo, de distintas maneras. Se “racionaliza”, se “argumenta”, se justifica. Se pierde el honor, la dignidad y la vergenza por la ambicin, la debilidad de carcter.

En el caso del Homo Sapiens Sapiens la inteligencia se pone al servicio del cerebro primitivo, el cerebro rptil. Por eso el robo y el crimen.

El psicpata distingue el bien del mal pero opta el mal, por el robo, porque le conviene. Calcula y toma una decisin: me conviene robar y lo hace. Sabe que est robando y que le espera una sancin pero hace el clculo de costo-beneficio y toma la decisin de robar porque en el clculo est el pago al abobado penalista, a los policas, a los jueces, a los secretarios y a los funcionarios del INPE. Incluso se calcula hasta el pago a los periodistas y a los medios para su estrategia de imagen. Roban con consciencia. Son los delincuentes polticos.

El que roba es un psicpata porque sabe que est haciendo mal. Tiene consciencia de que el robo es algo malo. Pero lo hace porque calcula, evala, se une a otros y decide robar. Qu hay en su mente? Resentimiento, ambicin, prepotencia, debilidad o falta de carcter, engreimiento, cobarda ante los retos de hacer el bien. Robar es una manera de vengarse y burlarse de los dems. En el ratero hay gran resentimiento.

Cmo enfrentar al que roba en poltica y en la vida privada? Con sancin. Al que roba hay que sancionarlo. Porque la impunidad es el camino llano para el robo que impide el progreso, destruye la sociedad, encumbra al malvado y aplasta a la sociedad, desmoraliza a los jvenes y los nios.

La sociedad tiene que defenderse de tres formas:

- Control desde el Estado con organismos especializados.

- Castigo ejemplar al que roba y eso implica que funcione lo que no funciona: Poder Judicial, Ministerio Pblico y Polica Nacional.

- Investigacin de la prensa, difusin e identificacin de los delincuentes.

A todo ello hay que sumar la movilizacin poltica de las fuerzas sanas de la sociedad.

El robo es una enfermedad social. Es una psicopata y sociopata. El delincuente es un socipata. Sabe lo que hace.

El poltico que roba merece mayor castigo porque sabe que est sustrayendo al Estado y a la sociedad lo que no es de l sino de otros, de todos, de la sociedad.

Es preciso educar con el ejemplo. Pero tan importante como educar es sancionar. La crcel para el que roba y la sancin moral, pblica, el aislamiento y la vergenza para el que sustrae lo ajeno.